circo-loco-dc-10-closing-party-2014

Circoloco: el closing de tu vida.

en octubre 17 | en Reports | por | Sin comentarios

Una vez pasadas las horas suficientes para descansar y tomar fuerzas después del closing de Space Ibiza, ese mismo lunes tocaba despedirse de los closings de Ibiza con la que quizás sea la mejor fiesta de toda la isla: Circoloco en DC-10. Si nunca has estado en un Circoloco, amigo mío, no sabes lo que es realmente el ambiente de una auténtica fiesta.

141009_dc10-closing_0006

 

Empecemos por donde toca. La llegada al DC-10 fue sorprendente, aquello no es ni mucho menos como la última que estuve allí, hará perfectamente 7 años. La finca, el edificio, todo ha cambiado, a mejor por supuesto. Se nota que DC-10 no es la discoteca underground de antaño, si no que más bien estamos hablando de un señor club. En la entrada ya se intuye que aquellas puertas albergan tras ellas un auténtico garitazo ibicenco, se palpa la fiesta en el ambiente y la cola para conseguir un ticket, según nos informaron, era de una hora. Jugar en la liga de conseguir las entradas anticipadas nos permitió estar dentro de DC-10 en un par de minutos. Epic win.

141009_dc10-closing_0014

 

Una vez dentro, te das cuenta que la antigua explanada de gravilla de la entrada es ahora una sala outdoor, llamada Garden, donde la gente va básicamente a hacer cola para el servicio y/o a fumar un pitillo. Bien, no del todo así, puntualizando, de medio Garden hacia afuera, porque la otra mitad hacia dentro es terreno protegido para los incondicionales que quieren danzar a ritmo del Dream Team Circoloco. Estamos hablando del escenario privilegiado donde se dan cita los que quizá sean los Dj’s más programados durante todo el verano en la fiesta de los lunes de DC-10. Nos referimos, entre otros, a los carismáticos Jamie Jones, The Martinez Brothers y Seth Troxler. Trío de back to back to back el que tuvo cita en el closing de Circoloco y que la gente, entrgadísima, disfrutó y de qué manera, todo ello bajo la luz de los potentes láseres de color verde y azul que dejaban a uno medio loco. Estamos hablando posiblemente del trío de artistas más representativo del espíritu Circoloco.

jamie-martinez-seth-dc-10

 

Ya inspeccionadas todas las novedades que un servidor pudo apreciar a primera vista, nuestro destino era la Main Room. Hablar de la Main Room del DC-10 es hablar de lo más parecido a un túnel abierto espacio/tiempo en el que adentrarte en él sea lo más inteligente que hagas si a lo que pasarlo mal en aglomeraciones, es lo que quieres evitar. Una sala ovalada de obra vista, repleta de láseres rojos, tantos que ni Tom Cruise en Misión Imposible podría franquearlos todos, junto a un envolvente sonido Void, hacen de esa sala, y amigo, créeme, la ideal para rebozarte durante toda la noche, sumergiéndote en los sonidos  más underground que puedas escuchar en Circoloco. Y a eso íbamos. Morphosis empezaba en ese momento su set, posiblemente el más fiel a mis gustos, repleto de techno y acid, pero que en momentos hubo house, Chicago, Detroit e incluso algo de noise, sin nada de bombo, cosa que hizo que mucha gente de allá presente se sintiera descolocada, llegando incluso a vaciarse un poco la sala. Morphosis estuvo colosal, un set arriesgado, impensable si alguien te dice que estábamos en Circoloco del DC-10 de Ibiza. Sin dudas, el valiente de la noche. Chapó por él.

141009_dc10-closing_0042

 

Plantearte salir a la Terraza de Circoloco en hora punta es como plantearte pillar un taxi en la salida de un festival: tarea imposible. Motivo por el que el intento de salir a ver la sesión de Dixon fue fallido. Posiblemente la peor decisión de la noche, lo sé, pero no todo estaba perdido. La Main Room suena tan, tan, tan, pero que tan bien, que hace que hasta de la música de Dubfire sea bailable. ¿Cuela o no cuela? Pues vuelve a creerme. El set de Dubfire, el cual había estado danzando con nosotros la mañana de antes en Space Ibiza, no estuvo para nada mal, techno oscuro, demasiados efectos y samplers de Maschine, pero todo muy correcto. También era con lo que nos teníamos que conformar, ya que Mano Le Tough estaba montando su set up y la cosa se ponía interesante. A falta de Dixon, bueno es Mano.

141009_dc10-closing_0051

 

Hay Mano, hay Mano. Posiblemente uno de los nombres del momento. Ok, no es Dixon, claro que no, pero está muy en forma. Su manera de mezclar, ecualizar, conectar con el público… Cuando ves a un artista así, divertirse de esa manera, tú entras fácilmente en sintonía con él. Y eso, señores, es lo que consigue Mano Le Tough. Otra de las grandes actuaciones de la noche.

141009_dc10-closing_0057

 

Entre descanso y descanso uno se planteaba la oportunidad de salir a la Terraza, una cosa era perderse a Dixon, pero Maceo Plex y Tale Of Us iban detrás de él. Así que nos jugamos el físico y asomamos la cabeza por allí. Otro mundo. Otro planeta dentro del mismo DC-10. Pero la gente hablaba el mismo lenguaje: música y fiesta. Acojonante, no hay otra palabra. Acojonante lo de la Terraza del DC-10. Un peregrinaje de fieles que solamente creen en la religión de la auténtica fiesta. Maceo Plex lo estaba dando, literalmente, todo. La gente entregadísima. Estábamos viviendo los puntos más álgidos de la noche, donde te das cuenta que estás bajando en caída libre y donde quieres que eso que estás viviendo en esos momentos, no acabe nunca. Entre Maceo Plex y Tale Of Us vivimos los momentos más intensos en la Terraza de Circoloco, donde no arrimar cebolleta era tarea imposible, donde los cuerpos rozaban solamente con pestañear y donde seguramente cualquier indicador de fiestómetro hubiera reventado.

141009_dc10-closing_0062

 

La noche ya era barranquismo en estado puro, pululando de un lugar hacia otro, buscando ese huequecito en el que poder bailar al son del musicón de esas horas es lo que uno se tira haciendo en los últimos momentos de cada una de nuestras noches de festival. No iba a ser diferente. Y fue con Damian Lazarus y su gran estilo, totalmente personal e intransferible, con el que decidimos quedarnos hasta que el cuerpo aguantara. Gran set el del bueno de Damian en la Main Room del DC-10, con un repertorio y una selección dignas de las horas intempestivas en las que nos encontrábamos. La denominada música de after, pero que a esa hora, es lo que mejor entra.

141009_dc10-closing_0087

 

A la que no te das cuenta, te estás marchando por la puerta, con una sonrisa de oreja a oreja, habiendo pasado, posiblemente, una de las mejores noches que te ha ofrecido Ibiza, una de las mejores noches en Circoloco, en el DC-10. Gracias Circoloco, gracias DC-10. See you next year!

Las impresionantes fotos, y algunas más, también de brutales, son a cargo de la gran Tasya Menaker - all rights reserved. Puedes ver la galería completa en Resident Advisor.

 

 

Comentarios

Comments are closed.

related posts

« »