AMB_PATIO_1_XARLENE

Crónica Mira 2019

en noviembre 15 | en Reports | por | Sin comentarios

Por última vez, la Fábrica Fabra i Coats se convirtió en el epicentro de las artes digitales gracias a MIRA. Una vez más, se dieron cita en este maravilloso espacio algunos de los directos más apabullantes de la temporada, sin temor a equivocarnos. Lo que debería ser motivo de satisfacción y celebración, se convierte en decepción y rabia al conocer, semanas antes de esta edición, que esta sería la última vez que MIRA se llevaría cabo en este espacio polivalente. Una auténtica pena que responde, una vez más, a motivos económicos, imponiéndose otros intereses que no son de carácter cultural. Es una pena que un festival como MIRA, establecido ya como una de las citas ineludibles en el calendario musical de Barcelona, deba buscar un nuevo hogar. No obstante, les deseamos la mejor de las suertes en la búsqueda de este nuevo espacio.

AV_COLINSELF_ALBARUPEREZ_028

Pero no solo en la Fabra i Coats pudimos disfrutar de lo que nos ofrecía MIRA. El miércoles nos plantamos en el Teatre Lliure de Gràcia, donde Sote, el artista alemán afincado en Irán dio el que sin duda sería uno de los mejores recitales del festival. Una primera parte delicada y dominada por los instrumentos acústicos típicos de Irán tocados por dos de sus acompañantes, una de percusión con cuerdas y un tar. Fue avanzando progresivamente hasta un final más parecido a la obra de Sote en solitario en Warp u Opal tapes, todo ello acompañado por unos visuales creados en directo por el cuarto componente del concierto. Por su parte, Colin Self llevó un punto más allá el concepto de directo con una performance en la que él lanzaba temas con el ordenador, acompañado de un trío de músicos para que un grupo de bailarines locales junto a él, bailaban y coreografiaban al ritmo de la música, mezclándose con el público.

AV_FLOATINGPOINTS_9_XARLENE

A partir del jueves, MIRA ya se afincaba en Fabra i Coats, donde el plato fuerte de la jornada era el directo de Floating Points, acompañado de los visuales de Hamill Industries. Sin haber escuchado su disco nuevo resultó ser la sorpresa del festival, live totalmente enfocado al clubbing con temas que variaron dentro del mismo, jungle, house , techno, breaks y casi todos los estilos de música que caracterizan el clubbing en uk y todo ello sin caer en breakdowns fáciles o música enfocada al gran público, con clase, un notable. Antes, estuvo Ossia con un directo ascendente, con dos partes muy marcadas. Un inicio reposado y oscuro, lleno de drones que darían paso a una segunda parte mucho más intensa, con descargas rítmicas, siempre moviéndose en ambientes oscuros. Como sorpresa, ahí estuvo Arca con una pequeña performance en el espacio de instalaciones visuales y posteriormente con Rally cerrando la noche.

El fin de semana venía cargado con esa mezcla perfecta de directos experimentales y dj sets que equilibraban la balanza. En la Main Room pudimos ver a Alessandro Cortini, que repetía el show que ya estrenó en Atonal Festival, Volume Massimo. Repite más o menos la misma fórmula, buscando intencionadamente la emoción del espectador. Donde antes había imágenes evocando la nostalgia, ahora nos encontramos con una serie de piezas conceptuales con tonos pastel que contraponen su sonido. Su directo fue subiendo poco a poco hasta llegar a su cénit a mediados de la actuación, para ir descendiendo poco a poco. El auténtico ganador del festival no fue otro que Roly Porter, todo un clásico. Una apuesta segura y artista incansable desde sus inicios en Vex’d en la época del dubstep. Su nuevo show visual con MFO se basaba en religiones monolíticas y las runas. Unos visuales que mostraban de manera alegórica la evolución de la sociedad desde la naturaleza virgen hasta los abrasivos paisajes industriales, una imagen que evocaba el mismo infierno con esos tonos rojizos y oscuros. Acompañado de una vocalista que nos hizo vibrar con su introducción y con el interludio que hizo en solitario en medio del público, el ambient drone de Roly Porter nos hizo viajar una vez más. Pon un Roly Porter en tu festival. Skee Mask cerraría la primera noche con un dj set que tuvo en sus primeros 45 minutos un acoso y derribo sin freno, despachando bombas techno y breaks sin descanso, para luego meterse en un viaje sonoro en el que pudimos escuchar desde un remix de Flat Beat, a Rage Agains the Machine, temas post-punk, r&b moderno… El ambient gélido de Biosphere, que nos visitaba tras 15 años, se fundía con los visuales, cargado de imágenes de archivo y series y películas antiguas en las que el sonido y los diálogos formaban parte del directo. Sin embargo, fue probablemente el momento en el que el público estuvo más distraído, por decirlo de alguna manera, e imposibilitaba adentrarse por completo en su directo. Fue Batu el encargado de cerrar el festival y no falló. Uno de los dj’s más versátiles del panorama hizo honor a su reputación y repartió techno, drum’n'bass, jungle, dubstep, breaks, acid y todo lo que se le antojaba, ejecutando con maestría absoluta y con un dominio apabullante, saltando entre estos géneros como si nada.

AV_GIANTSWAN_ALBARUPEREZ_002

En el Espai Zero también había sitio para los directos, aunque estos eran lo opuesto a los de la Main Room. Nihiloxica apuntaban a uno de los directos del festival, pero su directo destacó solo por las percusiones, echando de menos el resto de texturas que acompañan a estas en el disco. Fueron Giant Swan otros de los triunfadores del festival con uno de los directos más potentes del techno actual. Pura intensidad y energía punk en el escenario y en su sonido, una descarga sónica de casi una hora en la que el público bailó, saltó y jaleó, convirtiendo el Espai Zero en una sauna. Fiestón. Algo parecido hicieron Schwefelgelb, que con su techno industrial y ebm también lucieron en la misma dirección. Con un sonido más limpio pero igual de intenso, fueron otro de los triunfadores de la jornada del sábado. Antes estuvo otro dúo más, en este caso local, People You May Know, el proyecto a medias entre Phran e Ylia. Un directo apabullante también, mezclando acid techno hipervitaminado, electro radioactivo… empezaron a 147bpm y acabaron a 168bpm ¿Cómo te quedas? Tres directos, tres dúos que se hicieron con el público por sus propuestas cargadas de intensidad, de energía, de puro desenfreno sin prejuicios. La tralla vuelve a estar en primera plana. Dj Marcelle también hizo honor a su reputación y saltó entre géneros y volvió locos a extraños y conocidos con sus mezclas de géneros imposibles. Un disfrute continuo para aquellos que se dejen los prejuicios en la puerta.

LIVE_PEOPLE_YOU_MAY_KNOW(1)

La última edición de MIRA en Fabra i Coats resultó ser un nuevo éxito, con un marcado equilibrio entre los directos experimentales (y unos visuales imponentes) y las nuevas propuestas dirigidas a la pista de baile, ya sean directos o dj set. Un puñado de actuaciones que quedan entre lo mejor del año y un ambiente estupendo, destacando un respeto absoluto en las actuaciones, más allá del directo de Biosphere. Echaremos de menos esta magnífica relación MIRA – Fabra i Coats, pero miramos con ilusión al próximo año ya.

Texto de Gerard Llopart y Albert Fontanals. Fotos de Alba Rupérez y Xarlene.

 

Comentarios

Comments are closed.

related posts

« »