Dekmantel_Festival_2_Niels_Cornelis_Meijer

Dekmantel 2018: Más Dekmantel qué nunca.

en agosto 14 | en Reports | por | Sin comentarios

Foto: Niels Cornelis Meijer

Seguimos ahí, en el Amsterdamse Bos, una semana más tarde. Ni el agobiante calor más propio de nuestras latitudes que azotaba Amsterdam hizo mella en otro fin de semana para el recuerdo. Un recuerdo que seguirá inamovible gracias a esa fórmula imbatible que ha convertido a Dekmantel en una de las citas imprescindibles para muchos aficionados a la música electrónica y de baile, acogiendo una gran cantidad de ingleses, franceses, alemanes y españoles, por citar algunas de las nacionalidades más presentes en el festival junto a los holandeses.

Dekmantel_Festival_2018_7_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Precisamente Holanda, uno de los países con una gran tradición en la electrónica más agresiva y dura (ahí tenemos el gabber o el hardcore, por ejemplo), vio como Dekmantel apostaba por un cartel que recuperaba y apostaba por una mayor presencia de artistas techno, electro y breaks, anticipándose al enésimo renacimiento de estos sonidos. La muestra más obvia fue la inclusión de un segundo escenario UFO, el cual acogió algunos de los sets más duros, intensos y agresivos que se recuerdan por el festival. Probablemente el premio se lo llevaría Parrish Smith, quien no dudó en sacar a relucir un arsenal que no admitía negociaciones de paz. Gesloten Cirkel apareció para, en las últimas horas del festival, recrearse con un directo que arrasó con el público. Otro directo como el de Samuel Kerridge, luz y ruido para dejarnos ciegos y sordos. El UFO II estuvo repleto de directos, haciendo las delicias de los que ahí se congregaban. Detroit In Effect se llevó la palma para muchos, con un despliegue de recursos en el que no faltó de nada, puro sonido Detroit, breaks, todo encapsulado en 90 minutos. Un poquito menos tuvo The Advent, con un live recordando el electro de los 90, antes de que Dj Stingray rematara la jornada con su estilo inconfundible, virando entre el electro y el techno a altas revoluciones.

Dekmantel_Festival_2018_8_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

El UFO de siempre, esa maravillosa carpa que al entrar se convierte en un club, tampoco se quedó atrás en cuanto a intensidad y dureza. El impresionante montaje de luces siempre es un añadido que termina por redondear las ya de por sí increíbles sesiones. Aunque es imprescindible mencionar los directos, como no: Shackleton destacó entre los sets brutalistas y los directos criminales con una sucesión de ritmos y percusiones altamente adictivas, mostrando su mejor versión, la de ese Shackleton cirujano del ritmo, capaz de crear ritmos complejos y esquizofrénicos y dotarlos de sentido. Fue Objekt el encargado de cerrar la primera noche y lo suyo no es justo para el resto de dj’s. Lo suyo es como un partido entre profesionales y críos. Su capacidad para incluir cualquier tema en su set, mezclarlo con cualquier otro, construir un discurso, sorprenderte con un tema de Sophie después de hora y pico de techno a raudales y terminar con jungle epiléptico, todo esto sin ruborizarse y encima salir victorioso…es única. Otra clase maestra por parte de uno de los mejores dj’s del planeta. Infalible.

Dekmantel_Festival_2018_3_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Infalibles se mostraron también tres pesos pesados del techno como son Luke Slater, Steve Bicknell y Function, que bajo el alias LSD se embutieron en el mono de trabajo y cerraron la segunda noche con un live de dos horas en el que tampoco hicieron prisioneros. Techno de la vieja escuela, sin miramientos, entre la antigua tradición británica y el sonido de las catacumbas de Berlín, cada uno aportó sus virtudes, creando un sonido único y reconocible por todos los presentes, llevando al delirio. Fueron dos horas pero pareció toda una noche, un directo que arrasó con todo y un mensaje para los que suben: aún os quedan muchas sopas por comer. Precisamente Matrixxman demostró ir por el buen camino con un set que nos dejó fuera de juego, pues preparó el terreno para los anteriormente mencionados LSD y enganchó a los presentes con una impecable selección de temas y controlando el timing del set en todo momento. JASSS, la dj española afincada en Berlín, abrió el último día con un set plagado de breaks, electro, techno, incluso un cambio de ritmo con un tema disco que desencajó a todos y volvió a poner en su sitio. Oscuridad y luz a la vez, para una dj que seguirá subiendo como la espuma gracias a una técnica impecable que viene acompañada de una selección al mismo nivel. Ya va tocando ubicarla en mejores horarios que aperturas de escenarios. Regis y Veronica Vasicka, la extraña pareja, volvieron a unirse para otro set en el que también hubo partes de live e incluso vimos a la jefa de Minimal Wave coger el micro y cantar. Excelente calentamiento para volvernos locos posteriormente con Voiski. El directo del francés es una garantía y una vez más lo volvió a demostrar. Su techno progresivo, vistoso y con un toque emotivo no tiene rival. El momento “Megatrance 2″ para cerrar su directo, llevando a la absoluta locura al público congregado quedará como uno de los momentos más destacados del festival.

Dekmantel_Festival_2018_9_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Ahora bien, uno de los sets más contundentes, intensos y épicos del festival se vivió en el Main Stage. El resumen de todo lo anterior se da cita en un set de cierre a cargo de la reina: Helena Hauff hizo honor a su condición de maestra de ceremonias encargada de clausurar el festival en el escenario principal y no solo no defraudó sino que convenció a todos. Si en los prolegómenos del cierre se debatía la gente si apostaría por un set más tranquilo o iría a por todas, las dudas se despejaron a los dos minutos. Hardcore en estado puro, techno a 140bpm, zarpazos electro hipervitaminados, un poquito de EBM monstruoso para una primera parte del set en la que no perdió un solo segundo en posibles dilemas. Tenía las cosas muy claras desde el primer minuto. Una parte intermedia en la que bajó un poco las revoluciones, algo que sirvió no para relajarse, sino para estar a tope para la parte final, donde repitió la misma fórmula. A falta de pocos minutos para el final, sorprendió a todos con un tema de Autechre “Basscadet (12/4cadetmx) que dejó un par de minutos antes del cierre, algo que quería aprovechar la dj alemana para poner otro tema, cosa que no le dejaron. Un detalle que si bien no emborronó el set, si hubiera estado genial conceder algún minuto más para rematar un cierre épico. Es evidente que la propuesta de Helena Hauff no es la misma que la de Antal & Hunee del año pasado, probablemente un cierre para todos los públicos, pero la realidad es que el público que se dio cita en el Main Stage también era elevado.

Dekmantel_Festival_11_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Skatebard abrió el sábado con su inconfudible estilo, entre el disco más hortera y el space disco, bajo un sol de justícia. Le siguió Steffi, que mostró su versatilidad y el buen hacer. La residente de Panorama Bar no tuvo reparos en despeinarse desde los primeros minutos y así se lo hizo saber al público. Fue, una vez más, otro de los grandes reclamos, como sucede allá donde va. Ricardo Villalobos volvía al mismo escenario, día y hora que dos años atrás, para volver a impartir otra lección magistral. Uno de los grandes genios de esto, el talento descomunal de Ricardo se hizo palpable, jugando con todos y cada uno de los temas, sacándose de la chistera sus trucos de magia imposibles para convertir su set en una montaña rusa de emociones que termina siempre con el mismo resultado: todo el público con los brazos en alto dándolo todo. A veces con una maleta y algunos temas más que discutibles, la sensación posterior es que da igual el tema, lo importante es como ensambla y transforma esos temas dentro del set, algo que domina como nadie. Otro de los momentos a recordar, a poco del final de su set, ese subidón progresivo eterno que no terminaba de despegar y que nos tuvo varios minutos en vilo, una tensión que consiguió mantener durante varios minutos y que muy pocos se atreven y muchos menos consiguen llevar a cabo con éxito.

Dekmantel_Festival_2018_5_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Dekmantel_Festival_10_Niels_Cornelis_Meijer

Foto: Niels Cornelis Meijer

En el otro lado más idílico del festival, ahí donde encontramos el Selectors y el Greenhouse, andamos un poco menos esta vez, pero las visitas se cuentan por excelentes cada vez. Así, el b2b entre Gilb’r y Max Abysmal, que ya anticipábamos como uno de los momentos imprescindibles del Selectors, fue sin lugar a dudas uno de los sets del festival. Lo fue porque definió a la perfección el concepto de selectors, porque transcurrió durante la hora mágica, con los rayos de sol colándose entre los árboles, creando una imagen tan poderosa como idílica, acompañando un set en el que hubo tiempo desde música árabe tradicional a drum’n'bass, house orgánico repleto de percusiones cálidas, techno arrítmico, breaks coloridos…un sinfín de géneros para crear una atmósfera insuperable. Woody ’92 abría el escenario y lo hizo con un set arriesgado, que para eso está el escenario, en el que incluso pudimos escuchar cantos gregorianos. Selvagem no fallaron a la cita y entre los sonidos brasileños también hubo sitio para house vocal noventero entre otros géneros.

Dekmantel_Festival_2018_6_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

Dekmantel_Festival_2018_4_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

En el Greenhouse pasó DâM FuNK con su live poco ortodoxo, mezclando temas de Rick James, house, techno, Harvey Sutherland, cantando sobre algunos y también interpretando algunos de sus grandes clásicos. Un directo único para un artista único que rezuma funk y soul por todos los poros. Fue también el escenario en el que The Bug, acompañado de Miss Red,  puso a prueba los límites auditivos de todos los presentes, con las poderosas líneas de bajo de sus temas como The Bug. Con una intro deudora de King Midas Sound, empezar a las primeras de cambio con “Poison Dart” fue una declaración de intenciones: estar en el lado simpático del festival no iba a amedrentar a Kevin Martin. Fue John Talabot otro de los destacados con un set en el que sacó a relucir su amplio repertorio de influencias y gustos, una paleta sonora muy amplia con la que va desarrollando progresivamente su discurso.

Dekmantel_Festival_2018_1_Bart_Heemskerk

Foto: Bart Heemskerk

 Nos dejamos por el camino infinidad de sets y directos que hubieran conformado una ruta igualmente excepcional, una demostración de que las 36 horas repartidas en tres días hay un cartel para cada asistente. Dekmantel no solo aprueba con nota una vez más, sino que vuelve a sacar matrícula dentro de un panorama repleto de grandes festivales con carteles de aúpa. Lo hace gracias a una producción y logística sin rival, poniendo énfasis en la comodidad y el disfrute del público, facilitando la estancia dentro del festival con una sucesión de pequeños detalles, que a veces damos por sentados, de modo que el público puede dedicarse a una sola cosa: disfrutar de la música. La música, por cierto, ha vuelto a dejar algunos momentos para el recuerdo del festival y de la memoria colectiva. Una buena sucesión de artistas en un cartel no asegura un gran festival, mientras que en Dekmantel parece que muchos de los artistas esperan ese fin de semana para ofrecer lo mejor de si mismos. Un detalle que marca la diferencia y convierte a Dekmantel en lo que es. ¡Nos vemos el año que viene!

https://www.dekmantelfestival.com/

Comentarios

Comments are closed.

related posts

« »