Descubrimos quién es, cómo suena y cómo se ve esta artista ucraniana

Siniestra, pero profunda. Melancólica y nostálgica, así como oscura. Nada amiga de las etiquetas. Sensual y extravagante, la artista modular Julia Bondar, quien ha recibido el support de artistas como Aphex Twin, nos cuenta sobre su trayectoria, así como sus lanzamientos y ese férreo amor por las máquinas. Sus gustos e influencias, pero también sus próximos pasos dentro de la música electrónica.

artista modular Julia Bondar

¿Quién es Julia Bondar?

“Cuando era niña, solía tener mucho control dentro de mi familia. Solían decirme quién soy o en quién debería convertirme sin darme la oportunidad de experimentar y descubrirme a mí misma. Era una rebelde y solía pelear mucho con ellos. Por consiguiente, tuve que dejar el nido familiar a una edad muy temprana.”

La artista modular ucraniana Julia Bondar, afincada la Ciudad Condal, quedó prendada de la metrópoli durante su visita en 2015 para actuar en el Festival Modular, así como para presentar Endorphin.es, la empresa de sintetizadores modulares que regenta junto a su compañero de vida y agente, Andreas Zhukovsky, quien es el fundador de la misma.

“Junto con el traslado, vimos un gran potencial para restablecer nuestra empresa de sintetizadores modulares en la UE. Conocimos a muchos creativos y artistas en España que ya estaban usando nuestro equipo. Así que sentimos que el destino nos estaba hablando y que sólo teníamos que escucharlo. Creo que tenemos que estar atentos a las señales que nos envía el Universo, a veces somos persistentes y a veces dejamos que las cosas sucedan por sí solas.”

Férreo amor por las máquinas

Julia lleva inmersa en el mundo de los modulares desde hace 6 años gracias a Andreas, que fue quien la introdujo de lleno. “Desde entonces este campo se ha convertido en algo muy significativo para mí y participo en cada paso de la gestión de la empresa. Durante todos estos años reunimos a gente talentosa que trabaja con nosotros y se convierte en una familia muy creativa y que vale la pena.”

Es por ello, que siempre es la primera en probar y poner en acción los nuevos prototipos de los modulares, tanto en sus sets, como en sus lives. “Con cada trabajo que he lanzado he aprendido mucho. Mi estrategia es aprender haciendo. La perfección es algo abstracto y subjetivo, y si fuera tan crítica conmigo mismo nunca habría hecho nada. Este enfoque lo aprendí en Barcelona. Así que mi objetivo es seguir aprendiendo y haciendo música a cualquier precio. Sólo mis oyentes pueden definir dónde me llevará en el futuro.”

¿Cómo suena Julia Bondar?

Y desde luego, donde le ha llevado hasta ahora es a lanzar 5 EPs, el último y más reciente, I Want Forbidden. Mientras que su álbum debut fue un intento de encontrarse a si misma, “un intento de encontrar la dirección correcta. No intento pertenecer a un cierto movimiento cultural. No me gusta cuando la gente te clasifica como un cierto tipo de género con el que no estás de acuerdo. En cualquier caso, tengo que seguir la regla para tener la oportunidad de ser descubierta entre un amplio público de amantes de la música electrónica. Me gustan muchos géneros diferentes que ni siquiera son similares, desde el heavy metal hasta la música ambiental. Cuando creo, nunca sé lo que va a pasar después. Tengo mi set y mis instrumentos y nunca sé a dónde me llevará. Es un viaje.” 

Este EP tiene un carácter, una estructura, incluso un subgénero diferente. Se han unido por la idea. “El nombre del lanzamiento habla por sí mismo. Cada oyente puede relacionarse con cada pista en un nivel diferente. Estoy muy contento de que Andreas haya conseguido grabar el vídeo de un tema “Lust” en el que transmitimos la idea del EP.  La liberación de los deseos ocultos de una manera muy expresiva.” 

No obstante, antes de su carrera en solitario, tenía un dúo artístico con el propio Andreas. “Fue un momento en el que todavía estaba aprendiendo a manipular el sintetizador modular. Luchaba contra mi miedo a hacer algo malo en el escenario. Así que me llevó un tiempo. Tan pronto como me sentí lo suficientemente confiada decidimos repartir nuestra atención lógicamente entre la compañía Endorphin.es y la música. Como ser músico requiere muchas horas de práctica y composición hemos decidido que estoy lista para convertirme en un artista en solitario. Sin embargo, Andreas sigue ayudándome en mi camino artístico con apoyo técnico y asesoramiento. Un proyecto exitoso siempre es un trabajo en equipo.”

¿Cómo se ve Julia Bondar?

Otra de las pasiones de Julia y que además implementa de lleno en sus trabajos, es el mundo audiovisual. “Lo que realmente me inspira a casar la música con el vídeo es contar la historia o capturar la atmósfera. Todos prestamos atención a una historia de éxito y damos mucha importancia a las personas que lograron la aprobación social. A diferencia de muchos, me gusta escuchar las historias de vida de una persona promedio a primera vista. Pero no ese promedio tan pronto como escuchas su historia. Normalmente, quiero capturar la esencia de la persona, su rareza. Fusionar la música con el vídeo me permite elevar ciertos aspectos de la personalidad que tanto me atraen también.”

La escena ucraniana

Estoy muy contenta de ver cómo se desarrolla la escena de la música electrónica en mi patria, Ucrania. Aún no hay mucho que hacer en cuanto a eventos y festivales. Sin embargo, veo nombres ucranianos en grandes lugares como Sónar o Tomorrowland y estoy orgullosa de la calidad que muestran. La escena electrónica no es todavía exagerada en Ucrania, pero la calidad de la producción y el aspecto artístico en el nivel profesional es muy alto.

¿Qué le depara este 2020?

Por lo pronto, ya ha empezado a trabajar en su próximo lanzamiento, y es que la situación actual quizá y sea idónea para aquellos que de normal ya pasaban horas en el estudio. “Puedo garantizar algo de música nueva en 2020. Habrá una colaboración en una pista con un nombre famoso en el mundo modular.” Sin embargo, en lo que a eventos respecta, “veremos cómo será en términos de los conciertos con la situación actual del COVID-19. Pero prefiero que la gente se mantenga segura y escuche música en casa. Prosperidad y salud para todos los lectores.”