https://soundcloud.com/ohm_mag/in-the-mix-06-dr-res

 

El sello barcelonés Disboot ha vuelto a la vida este año y el encargado de estrenar su nuevo catálogo ha sido Dr. Res, miembro con galones de la crew y productor en busca de la perfección y la angulosidad en su sonido e imagen. Hace poco ha cambiado Barcelona por Melbourne y parece que le están yendo bien las cosas por esas latitudes. N0s lo explica en una extensa entrevista y facturando un podcast que refleja todos los vértices de su universo sónico.

 

¿Qué tal los feedbacks de “Lung Kidnapping”? ¿Qué te han comentado tus compañeros, dj’s y gente de tu entorno amigos?

De momento sólo he recibido buenas críticas y estoy muy contento con lo que voy leyendo por ahí. Teniendo en cuenta que es mi primer trabajo publicado en solitario creo que está siendo un éxito, por lo menos es la percepción que tengo a nivel personal. Pero lo que sin duda me hace más feliz es la cantidad de mensajes de felicitación que he recibido de gente que sorprendentemente estaba disfrutando de ‘Lung Kidnapping’ sin estar muy al día de música electrónica, digo sorprendentemente porque una de mis principales preocupaciones al terminar de ‘parir’ el disco fue que quizá no fuera de escucha fácil, al ser temas bastante largos y con estructuras inusuales me preocupaba el hecho de que nadie le prestara atención al conjunto, a la historia en si, que es para lo que ha sido concebido, por eso el que le haya gustado a gente que está más vinculada a músicas fuera de la electrónica es muy buena señal.

 

“Lung Kidnapping” parece un trabajo muy bien meditado y cuidado, con una imagen poderosa ¿Cuándo, cómo y por qué produjiste este trabajo para el renacido sello Disboot?

‘Lung Kidnapping’ es el resultado de dos años de trabajo, o mejor dicho, el resumen de estos dos años, ya que a parte de estos ‘tracks’ he creado mucho más material que seguramente quedará pillando polvo en el disco duro. Durante la mayor parte del proceso de creación del disco no tenía ni idea de si iba a publicarse y mucho menos donde, coincidió con la parada de Disboot, así que no fue hasta que nos volvimos a reunir para plantear la vuelta del sello que Uxuka me dijo que quería empezar la nueva etapa con un EP mío, escuchamos unas cuantas canciones e ideas y de ahí salieron los cinco temas que componen el disco. A pesar de llevar unos ocho años jugueteando con secuenciadores no he publicado nada hasta ahora, eso ha sido porque nunca estoy contento del todo con el resultado, siempre me quedo con la sensación de que lo siguiente será mejor, pero desde hace dos años empecé a encontrar mi método ideal a la hora de trabajar y de ahí mi sonido, con lo que empecé a producir temas con más coherencia entre si, no obstante la excesiva autocrítica sigue ahí, sin ir más lejos ahora mismo estoy escuchando mi disco después de unos meses sin escucharlo y ya cambiaría mil cosas, no creo que lo vuelva a escuchar excepto si es para ensayarlos para la puesta en directo.

 

Llevo ocho años haciendo música pero no había publicado nada hasta ahora porque soy muy perfeccionista

¿Qué nos puedes decir de la imagen del trabajo?

La parte gráfica ha sido una de las grandes motivaciones que han hecho que terminara el trabajo y así conseguir cerrar una etapa, Mau Morgó ha sido el encargado de toda la parte gráfica, ésta se ha ido creando a la vez que la música, de los primeros tracks que le envié a Mau para intentar convencerle de realizar la portada sólo han llegado dos al disco final, con lo que a medida que fui creando las otras canciones del EP, él fue creando el artwork, y así durante meses fuimos intercambiando archivos de imagen y audio. Lo interesante del asunto es lo bien que interpretó el contexto en el que fue creada la música, la idea inicial, y como le inspiró al instante haciendo que rápidamente plasmara todo eso en vídeos, fotos e imágenes en general. Creo que esa idea fue muy inspiradora para ambos, al ser un concepto real, carnal, no palabras elegidas al azar por tener una buena sonoridad, que también.

 

¿Hay alguna historia o concepto detrás de los cinco temas que conforman el EP?

‘Lung Kidnapping’ es la traducción al inglés de una malformación en el pulmón con la que nací, es una rareza médica bastante interesante la cual me diagnosticaron hace unos seis años, desde entonces me interesó mucho el concepto y decidí que sería el hilo conductor de mi primer disco. Finalmente decidieron extirpármelo en diciembre, casualmente al poco después de terminar el disco.

 

¿Qué sonido te interesa explorar ahora en tus producciones? ¿Qué te interesa expresar con tu música?

Desde que terminé ‘Lung Kidnapping’ que mi sonido ha ido cambiando, ésto puede ser debido a mi reciente traslado a Melbourne, sin duda lo que nos rodea infuye en la música que uno crea, así que al pasar de estar en un estudio de 2X2, sin ventanas y dentro de una nave industrial en Poblenou a trabajar en un espacio amplio y con grandes ventanales hace que la infuencia que recibo de mi entorno sea muy distinta, eso sumado al haber estado viajando por Australia, en contacto con su naturaleza más virgen pues de alguna manera se tiene que notar en mi música. Pero lo que principalmente ha sido un punto de infexión en cuanto a este cambio es el nivel de saturación y cansancio mental al que llegué durante la fase fnal del disco, muchas pistas, muchas capas, estructuras complejas, así que durante los últimos meses dediqué la mayor parte de mi tiempo de estudio a intentar ligarlo todo, darle coherencia y mezclar, en vez de estar haciendo temas nuevos. Así que, de una manera prácticamente inconsciente, he simplifcado mi sonido, menos componentes, pero más cuidados cada uno de ellos de manera que no precisen de nada más y se puedan apreciar los detalles, melodías más identifcables y quizá más optimistas, también algunos temas más bailables, que sin perder mi sello de identidad puedan funcionar bien en directo. Pronto empezaré a colgar demos para ver cómo responde la gente.

 

He estado viajando por Australia, en contacto con la naturaleza, y creo que eso se va a reflejar en mi nueva música

Me da la impresión de que eres un productor minucioso en el estudio. Háblanos de tu forma de trabajar 

Sí algo soy, y no sólo en el estudio, soy maniático hasta puntos enfermizos, maniático del orden, de la limpieza, me obsesionan las lineas rectas, paralelas, perpendiculares, rozando el TOC, así que sí, soy minucioso. En cuanto a métodos de trabajo y herramientas uso principalmente Logic Pro, Ableton para algunas cosas y para directos, VST’ s y en ‘Lung Kidnapping’ una caja de ritmos y un sintetizador analógicos de los cuales me tuve que deshacer antes de venir aquí por falta de espacio, pero que tengo intención de reemplazar y ampliar en cuanto me lo pueda permitir. También es importante en mi estudio el micrófono AKG c214, al que le doy mucho uso y sin el cual me faltaría algo básico, lo tengo siempre a punto para grabar todo tipo de samples, texturas, etc. Para las grabaciones de campo uso el micrófono del teléfono, no es lo ideal, pero procesando mucho los sonidos grabados consigo que cumplan con su finalidad, ensuciar de alguna manera la mezcla, añadirle ruido.

 

¿Sigues algún proceso a la hora de hacer música?

Mi proceso a la hora de empezar un track es variable, prácticamente nunca parto de un ritmo, ni pongo un bpm concreto, suelo empezar por grabar algunos samples y texturas, o con algún acorde o arpegio y cuando empieza a fluir adapto la velocidad y añado algún beat sencillo, y así voy construyendo las canciones, voy creando capas, grabando sin cuantizar, probando sobre la marcha, y cada cierto tiempo limpio, quito y estructuro, y así sucesivamente. Nunca me siento en el estudio sabiendo qué va a pasar, o predispuesto a empezar algo en concreto, soy incapaz de entender a esos productores que, por poner un ejemplo, antes de abrir el secuenciador ya saben qué tempo o qué rítmica van a usar, no entiendo como no se aburren hasta la saciedad, aunque la fórmula que trabajen funcione.

 

¿Sabes qué será lo próximo en Disboot? ¿Tienes tú otros lanzamientos en cartera?

Tenemos programadas referencias hasta bien entrado el 2015, las dos siguientes son un EP de Sunny Graves que saldrá este julio y que lo presentó este pasado Sónar con mucho éxito y un EP de Mans o, un jovencísimo artista multidisciplinar que dará mucho que hablar y que es también componente de la banda Wesphere, con la que editaron un álbum hace poco en Ensmble, el sello de Concepto Radio. También, que pueda nombrar, referencias de Ilia Mayer, Uxuka, un largo de Cauto, un posible recopilatorio y otras cosas que todavía no podemos anunciar aunque tenemos muchas ganas. A nivel personal estoy trabajando en otro EP para 2015 en Disboot, terminando otro junto a Manintheattic en el cual hemos estado trabajando un año y que no sabemos todavía cómo o dónde sacarlo y también componiendo temas nuevos para SendiKa, la tremenda voz de ‘Slow Exhale’, canción con la que hemos colaborado en ‘DEU’, el recopilatorio con el que Lapsus Records ha celebrado su décimo aniversario.

 

¿Por qué te has ido a vivir a Australia? 

Principalmente porque mi pareja es de aquí, aunque la conocí en Barcelona donde recaló hace seis años y se quedó. La decisión de mudarnos ha sido mutua, he vivido toda mi vida en Barcelona y la verdad es que ya no me sorprendía como antes, es una ciudad en la que es fácil sobrevivir cuando la conoces bien, y eso hace que entres en una especie de bucle de necesidad y rabia un día al no poder pagar las facturas y conformidad y comodidad al siguiente al cobrar un “currillo”, por supuesto celebrándolo, mientras ves el tiempo pasar olvidándote de lo que realmente quieres hacer con tu vida, el “ir tirando” es el pan de cada día, y hablo desde la experiencia propia y de la de mucha gente a mi alrededor en la misma situación. Evidentemente el panorama económico y político actual no ayudan en absoluto a ese estado de resignación general, así que hemos venido a ver qué pasa en las antípodas. No obstante, musicalmente está viviendo una muy buena época, ya se sabe que en épocas de vacas facas la creatividad aumenta, y Barcelona es ahora un ejemplo claro.

 

Melbourne me está tratando bien, ya he cerrado actuaciones en sitios potentes y los promotores se están interesando en mi trabajo

¿Cómo está la movida por allí?

Australia, concretamente Melbourne, me ha sorprendido mucho culturalmente, está en plena efervescencia y me alegro. Económicamente es muy rica, hay pasta y eso se nota, es posible ver las mejores bandas, dj’s y productores del mundo a pesar de estar lejos de todo, eso sí, a cambio de unas entradas desorbitadas que hacen que parte de la cultura sea algo que sólo unos pocos se puedan permitir. No obstante, también hay mucha cultura gratis, y en concreto la música electrónica y la cultura de club no están demasiado estigmatizadas, con lo cual es muy fácil encontrar fiestas muy decentes con artistas locales de mucho nivel. También hay algo a lo que no estoy acostumbrado y que creo que ayuda mucho a que aquí uno se pueda divertir sin problemas, siendo una ciudad de unos cuatro millones de habitantes tan solo unos setenta mil viven en el centro de la ciudad, y en rascacielos, con lo que el ruido no es algo que preocupe y el tener sound systems potentes no es problema. Y hay algo que me ha cautivado y que me hace reflexionar sobre como el ayuntamiento de Barcelona respondió al incremento de fiestas libres y raves hace unos años, con violencia y prohibiciones, para variar. Aquí, si quieres celebrar una fiesta en una nave industrial, por ejemplo, pides un permiso, hacen una inspección en el lugar, te lo aprueban, pagas una licencia para vender alcohol, contratas un mínimo de seguridad por cantidad de público y adelante, todos contentos, la gente disfrutando de la música y la fiesta y las autoridades cobrando.

A nivel personal he ido haciendo contactos poco a poco, he escrito a cantidad de promotores, artistas, etc y todos contestan, todos quieren quedar a tomar unas cervezas, escuchar tus historias sin haber oído nunca tu música y la verdad es que es un proceso lento pero muy gratificante. Ya he estado en el estudio de un músico de aquí haciendo temas y he cerrado tres bolos en sitios bastante potentes para este mes de julio, así que estoy contento, es algo que me tenía preocupado, el tener que vivir sin tocar que es lo que más me gusta.

 

¿Háblanos del podcast que nos entregas ¿qué podemos escuchar?

No suelo grabar sesiones, ni en directo ni en casa, es algo que tengo intención de cambiar ya que acumulo música sin parar que creo soy capaz de pinchar en muchos lugares y tesituras distintas, pero hoy en día si no muestras todo eso cuesta más que te escuchen, así que tengo intención de ir grabando sesiones con asiduidad, repasar la biblioteca, y también las estanterías que por fin estoy volviendo a alimentar después de un tiempo de sequía. Tampoco suelo nunca prepararme las sesiones, así que el elaborar un podcast me lleva mucho tiempo, siempre creo que me estoy dejando algo importante, eso sumado a mis obsesiones varias me supone un estrés considerable. Así que suelo improvisar, sin pensar en estilos concretos, ni tempos, simplemente me dejo llevar, cosa que suele funcionar. En esta ocasión a la hora de seleccionar hice algo parecido, simplemente seguí mi intuición, relajadamente, y ésta me llevó a crear un podcast que sin perder de vista ritmos bastante constantes y quizá de club mantiene una esencia hipnótica e ideal para escuchar y/o bailar.